LifestyleTravel

Viaje por el Tiempo: Recorriendo Viena

Viena le debe su atractivo universal a la combinación de nostalgia imperial y una escena cultural creativa que nunca para de asombrarnos.

Durante siglos fue la puerta de entrada entre Europa occidental y oriental, su ecléctica y vibrante personalidad atrayendo a gente del todo el mundo con fuerza casi magnética. El corazón del viejo continente.

Viena: fascinante, cambiante y rica en experiencias inolvidables…

Nuestra sumersión en la intrigante cultura de Viena comienza desde el momento que embarcamos en la aventura de llegar a ella.

Quizás te interese: Un auténtico palacio, The Peninsula Paris

La mejor forma de arribar a Viena: el tren

El hipnotizante movimiento de la cabina, el paisaje que fluye a través de la ventana y el emocionante zumbido del viento crean un sentimiento de anticipación que toma posesión de nuestro sentido: así es como se debe de conocer Europa.

Viajar en tren nos ofrece la oportunidad de conocer a los lugareños y aprender más sobre su país y cultura mientras obtenemos consejos sobre los mejores destinos secretos.

Es una forma distinta de acercarnos a cada región, disfrutar de su particular geografía y de su arquitectura rural o urbana que mucho revelan de cada sociedad.

Tanto por su eficiencia, alta velocidad, confort, por las impresionantes vistas o por el precio, en Europa la forma más fácil y cómoda de viajar es siempre por tren y la mejor opción para obtener los boletos de tren es definitivamente Rail Europe.

En operación desde 1932, Rail Europe nos lleva de la mano a descubrir lo más autentico y bello de Austria, transportándonos a su divertida y elegante capital: Viena.

Contemporánea, moderna e imperial

La bella ciudad de Viena es un paraíso para los amantes de la buena vida, del arte y de la gastronomía.

El museo Albertina es uno de los museos austriacos más frecuentados por los viajeros y un punto culminante para todos los visitantes a la hermosa ciudad de Viena.

El programa de exposiciones del museo Albertina se centra en los grandes maestros de la historia del arte y en los artistas más importantes de nuestro tiempo y alberga la colección de arte gráfico más grande y valiosa del mundo.

Abierto 365 días al año, es hogar a impresionantes colecciones, fascinantes exposiciones itinerantes y, además, excelente gastronomía.

Una sofisticada combinación e arte culinario y arte visual, DO & CO se encuentra dentro del museo, donde se disfruta de la cosmopolita mezcla de clásicos selectos de la cocina vienesa y manjares internacionales, como exquisitos platillos japoneses.

Quizás te interese: A las orillas del mar Caspio: Four Seasons Bakú

Kunsthistorisches Museum

Una parada obligatoria para los que buscamos empaparnos de la cultura de Viena es el Kunsthistorisches Museum, el Museo de Historia del Arte.

Ubicado en un edificio palaciego en la famosa calle Ringstraße, el museo está coronado con una cúpula octagonal – imponente y bello.

El museo de arte más grande del país, fue inaugurado alrededor de 1891 al mismo tiempo que el Museo de Historia Natural, Viena, por el emperador Francisco José I de Austria-Hungría. Los dos museos tienen exteriores similares y se encuentran uno frente al otro en la plaza Maria-Theresien.

Estos dos museos fueron encargados por el emperador para encontrar un refugio adecuado para la formidable colección de arte de los Habsburgo y hacerla accesible al público en general.

La fachada del Kunsthistorisches fue construida en piedra arenisca y el interior del edificio está lujosamente decorado con mármol, adornos de estuco, hojas de oro y pinturas impresionantes.

MAK

El tercer museo que debería estar en la lista de todo viajero foodie es el MAK – el Museo de Artes Aplicadas. Aquí se encuentra un espacio que es la interpretación moderna de un tradicional restaurante vienés: Salonplafond.

Diseñado por el conocido arquitecto vienés Michael Embacher, con un bello jardín escondido en el patio con bar exterior, es una joya en el corazón de Viena.

El estilo de la cocina está marcado por la pasión por la cocina y la comida fresca, de temporada y local.

Salonplafond es una creativa combinación de tradición y modernidad, y su ambiente está orientado al estilo tradicional de una taberna vienesa con un giro original y joven.

Quizás te interese: Venecia, la serenísima

Viena no solamente es hogar a un más de cien impresionantes museos, sino que es un museo vivo en sí misma. Un destino fascinante, vibrante, contemporáneo y a la vez un portal a la historia y a la rica cultura de Austria.

Por Melanie Béard

Autor: First Class

Deja un comentario