LifestyleTravelWellness

Venecia, La Serenísima

Un lugar donde el mar, la tierra y el cielo se juntan, Venecia puede ser abrumadoramente bella.

Venecia es una ciudad repleta de interminables canales, cantos de gondoleros, elegantes puentes, edificios, iglesias y catedrales, construida con increíble paciencia y habilidad.

Cada parte de esta ciudad construida con esmero es una obra de arte en sí misma.

Reyes, reinas, primeros ministros, presidentes y personalidades de élite han formado parte de los distinguidos huéspedes del hotel Gritti Palace, hoy día uno de los más célebres del mundo. 

Icono del estilo veneciano

El majestuoso Palacio Gritti es un lugar de excepcional arte y elegancia, fue restaurado recientemente pero conserva su ambiente familiar e íntimo.

El Gritti es conocido por su servicio apasionado, una experiencia culinaria deliciosa y un refugio de bienestar íntimo.

El punto de referencia para el mundo en la Bienal, el Carnaval y el Festival de Cine de Venecia.

Elegido por la elite social del mundo como el lugar para celebrar eventos importantes, el Palacio Gritti es el corazón de la cultura veneciana, un espacio romántico y clásico que nos sumerge en el pasado de la ciudad.

El hotel tiene una historia ilustre, que data de 1475, cuando el Dogo de Venecia, Andrea Gritti, encargó su construcción. Al principio fue la residencia oficial de la familia Gritti, el palacio se usó más tarde como la residencia de los embajadores del Vaticano en Venecia.

En 1895, se convirtió en un hotel que atendía principalmente a huéspedes de larga estancia; recién en 1947, cuando el lujoso grupo de hoteles Compagnia Italiana Grandi Alberghi compró la propiedad, el Gritti Palace adquirió su legendaria reputación de cinco estrellas.

Después de una meticulosa renovación, el Palacio Gritti se ha vuelto parte de la prestigiosa Luxury Collection de Marriott, sumergiendo a viajeros en una peculiar visión de su intrigante e ilustre pasado.

Reflejo la identidad de Venecia en su suntuosa decoración

Hermosos pisos de terrazo, techos de madera originales, espejos de tocador, innumerables elementos de cristal de Murano y una notable selección de adornos antiguos nos remontan a su pasado fascinante.

Ubicado en el Gran Canal, la terraza flotante del hotel continúa siendo el centro social de Venecia, diseñado para honrar la elegancia de la década de 1930, con madera pulida y relucientes detalles en acero inoxidable.

Riva Lounge, desde donde vemos las góndolas en el Gran Canal y la iglesia de Santa Maria della Salute, junto con otro lado de la terraza que pertenece al Del Doge Restaurant Club es un viaje gastronómico inolvidable en el Gran Canal.

Por Deby Beard

Autor: First Class

Deja un comentario