LifestyleTravelTrendsWellness

La armonía del desierto y el mar: Grand Velas Los Cabos

En Grand Velas Los Cabos conviven en armonía el agua, la tierra desértica, el calor de los días con el frío de las noches; el azul del cielo con los matices dorados de la arena. Es como un oasis rodeado de la más bella naturaleza, lujo y las comodidades que más nos gustan.

Después de un año de su inauguración, este precioso resort all inclusive, parte del exitoso grupo hotelero mexicano Velas Resort, ha sido premiado con un AAA Five Diamond Award, que reconoce lo más alto en estándares de lujo, calidad y servicio en cada área de servicio, incluyendo su rica gastronomía en cada uno de sus restaurantes y en ahora en la orilla de la piscina.

Sabores representativos

La cocina de Grand Velas exalta el paladar con la gastronomía de Francia en Piaf, la frescura de la comida de Italia en Lucca, el dinamismo de Cocina de Autor, las tradiciones de los platillos mexicanos en Frida, la comida del mar en Cabrilla,  finos cortes como el Wagyu en Velas 10, y un delicioso  buffet casual frente al mar en el restaurante Azul.

Quizás te interese: Viaje por los sentidos: gastronomía internacional de la CDMX

Una de las nuevas formas de consentirnos es con los churros recién hechos y entregados a diario en las suites, uno de los postres más representativos de la cocina nacional. Los churros se entregan bañados en azúcar de canela y con una buena porción de salsa de chocolate, además de ir acompañados de una bebida preparada al gusto, como capuchino, chocolate caliente, o incluso hay quienes solicitan una margarita para contrastar los sabores.

También está la opción de acompañarlos con las bebidas del mini-bar isolaite que hay en cada suite, y que incluyen una selección de vino tinto y blanco del Valle de Guadalupe, mezcal artesanal, variedad de café Nespresso y hasta té gourmet de hoja entera de Tea Forté.

Deleite a la vista y el paladar

Las hermosas vistas al mar desde las terrazas de cada una de las 304 suites del resort, nos dejan admirar a las ballenas, que llegan al mar de Cortés entre noviembre y abril, pero también son una invitación para probar los manjares que nos regala y que se convierten en una experiencia culinaria inolvidable.

Entre los grandes atractivos gastronómicos del resort está su preparación de la almeja chocolate gigante, capturada diariamente en aguas locales y llevadas a la Cevichería a un costado de la piscina.

Quizás te interese: Destinos de lujo para viajeros exigentes

Aquí podemos escoger la almeja que más nos agrade para comerla fresca y  preparada por el chef. Para presentarla en el plato, se sirve la carne en rodajas en el caparazón, acompañada de limones y jitomate, cebolla y cilantro finamente picados.

Esta combinación de ingredientes hacen que destaque el sabor dulce de la almejacarnosa, llamada así por el color marrón de su caparazón. Además de la almeja también podemos disfrutar del Ceviche Los Cabos, preparado elaborado con pescado fresco, pulpo, salsa de cóctel, aguacate y cilantro. 

Hay quienes dicen que los viajes se recuerdan por sus sabores, por la impresión que nos dejan y las sensaciones que nos producen. Tal vez los viajeros seamos foodies que nos aventuramos a ir más lejos para descubrir al mundo de una forma única en los momentos fugaces que duran las comidas.

Por: Deby Beard

Autor: First Class

3 Comments

Deja un comentario