LifestyleTravelTrends

Entre Fantasía y Realidad: Casa Malca, Tulum

Después de estar abandonada durante más de una década, Casa Malca fue descubierta, renovada y ampliada de una manera consciente y respetuosa con la arquitectura existente y su entorno natural.

Casa Malca se ha convertido en un santuario para los sentidos, donde el arte es nuestro fiel acompañante y el mar de Tulum el ideal telón de fondo para experiencias inolvidables.

Casa Malca – Melanie Beard©

Con parte de su colección personal de arte contemporáneo distribuida en varios espacios, Lio Malca, un coleccionador de arte con sede en Nueva York que pudo transformar la propiedad en un lugar único.

Lio Malca creó un concepto nuevo en Tulum, donde se convive con obras de arte dignas de un museo.

Refugio de lujo

Casa Malca está diseñada para recibirnos como en nuestro hogar, las piezas de arte se encuentran en las paredes de las habitaciones, corredores y áreas comunes – haciendo de cada rincón del hotel un espacio de encuentro con maravillas.

Casa Malca – Melanie Beard©

Este precioso hotel boutique abrió sus puertas en 2014 con solamente ocho habitaciones, ubicadas en la casa principal después de ser comprada por Lio Malca.

Quizás te interese: Portal al paraíso, Amangani

Una innovadora, atrevida y mágica representación de la fascinante alma de Tulum y de lo más delicioso del ‘lujo descalzo’, Casa Malca es un refugio de lujo donde nos dejamos apapachar por un servicio atento y dedicado.

Un espacio para disfrutar  de la máxima privacidad además de entrar en una realidad alternativa creada por el diseño, arte y decoración.

Aquí, se puede sentir la presencia de la naturaleza tanto en las habitaciones con vistas al mar como en las que tienen vistas al jardín, donde somos constantes partícipes en la intrincada relación de la vegetación y el hotel.

Casa Malca – Melanie Beard©

Con 180 metros de extensión de playa bañada por el Mar Caribe, este paraíso terrenal fascina con su piscina exterior e interior, tres restaurantes, dos bares y un tejado con una vista de 360 grados desde el cual es posible contemplar la hermosa puesta del sol sobre la jungla – las cambiantes tonalidades verdes de la densa vegetación juegan con nuestros sentidos.

Edén culinario

Además de un paraíso tropical, Casa Malca es un edén culinario: su restaurante principal Philosophy tiene increíble vista sobre el mar azul durante el día y plateado por la luna en la noche.

Philosophy celebra la cocina con platos modernos, preparados con ingredientes locales inspirados por los sabores únicos de la región.

Ambrosia es un restaurante de especialidad asiática, con platillos creados por el Chef Jonathan Carbajal y elaborados con los mejores y más frescos ingredientes.

Casa Malca – Melanie Beard©

El interior está elaborado con maderas recicladas utilizadas en la remodelación de Casa Malca y decorado con arte de Keith Haring – una joya para todos nuestros sentidos.

En el Grill podemos apreciar la calidad y simplicidad de productos frescos, eligiendo entre finos cortes de carne, pescas del día y mariscos frescos que se preparan a la parrilla mientras contemplamos una impresionante vista al mar.

Quizás te interese: A orillas del mar Caspio; Four Seasons Bakú

La Repostería y Panadería es una auténtica muestra de talento y creatividad. Degustar los panes horneados al día para el desayuno o los postres de autor en los varios centros de consumo, es una experiencia sensorial inolvidable.

Casa Malca – Melanie Beard©

Y el Bar de la Casa Principal es una obra de arte. El wallpaper con patrones de Keith Haring cubre la pared y el techo haciendo sentirse como si fuéramos parte de su mundo, gozando de jugos naturales, smoothies y deliciosos cócteles durante el día.

Cada espacio, cada detalle y cada momento ha sido meticulosamente planeado y logrado.

Casa Malca en Tulum crea experiencias únicas, memorables y originales que quedan por siempre plasmadas en nuestra memoria. Nos sumerge en un mundo donde la fantasía y la realidad se mezclan y vuelven uno.

Por Melanie Béard

Autor: First Class

Deja un comentario