LifestyleTravelWellness

A las orillas del mar Caspio: Four Seasons Bakú

Azerbaiyán es el nombre del misterioso país donde Asia Occidental y Europa Oriental se unen, donde dos mundos convergen y crean algo único

Un escenario mágico que juega con nuestros sentidos

Llamado la ‘Tierra de Fuego’ en griego antiguo, Azerbaiyán está salpicado de reservas de petróleo y gas.

En las afueras de Bakú, la capital, se han formado volcanes sobre algunas de estas reservas que estallan con una mezcla de agua, arena, gas y, a veces, petróleo.

Quizás te interese: Milán desde el Mandarín Oriental

Una realidad alterna

Azerbaiyán es el nombre del misterioso país donde Asia Occidental y Europa Oriental se unen, donde dos mundos convergen y crean algo único.

Donde el pasado y el presente conviven y la innovación humana está en constante competencia con la belleza natural.

Testigo de la historia –desde el imperio de Alejandro Magno hasta el Otomano, el Persa y el Ruso– esté intrigante país es tan fascinante como su caótico pasado.

Bakú

El viejo Bakú es elegante, con robustas torres y cúpulas de piedra. El nuevo Bakú es impetuoso, construido por barreras y coronado por tres rascacielos en forma de llamas, ya que Azer significa “fuego”.

El Four Seasons Bakú abrió sus puertas a finales de 2012. Hace referencia al estilo francés de las Bellas Artes de finales del siglo XIX y es un exuberante edificio de proporciones.

Está ubicado en la avenida Neftchiler, una de las arterias centrales del centro de Bakú que corre paralela al mar Caspio.

Quizás te interese: Experiencia inolvidable, Waldorf Astoria Boca Ratón

La zona de Icheri Sheher, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está a solo cinco minutos a pie , al igual que las mejores tiendas de la ciudad y las encantadoras cafeterías frente al mar.

Desde aquí, podemos tomarnos un día para explorar algunas de las maravillas antiguas y naturales que se encuentran fuera de los límites de la ciudad.

Con la montaña de fuego Yarnadag y las misteriosas pinturas rupestres y la estructura de Gobustan, cada una a menos de una hora en coche.

Un diseño clásico y moderno hace del Four Seasons un santuario de lujo que combina uno de los nombres más prestigiosos del mundo de la hotelería con la cultura única de uno de los lugares más exóticos del mundo.

Este edificio de exuberantes proporciones se alza a los pies del majestuoso mar Caspio, encarnando el alma de Bakú: un sofisticado y contrastante caleidoscopio que es antiguo, moderno y atrevido a la vez.

Quizás te interese: Sumergiéndonos en la historia de Praga

Edén Culinario

Fiel al espíritu Four Seasons, este hotel de Bakú es un edén culinario. Zafferano combina la elegancia clásica del Four Seasons con los sabores más auténticos de la gastronomía italiana.

Platillos risotto de mariscos, la tradicional sopa Livornese y gnocchi con queso gorgonzola son servidos en un ambiente de lujo exuberante, de altos techos, pisos de mármol y enromes ventanales desde los cuales podemos vislumbrar tanto la muralla de la ciudad vieja de Bakú como las famosas Flame Towers.

 Por: Deby Beard

Autor: First Class

Deja un comentario